El sonido del shofar (Cuento de Elul)

Una vez, un hombre estaba durmiendo en su casa justo el día de Rosh Hashaná, después de haber estado toda la mañana en el beit hakneset. De pronto, oyó un sonido brillante y profundo, era un sonido raro: era el sonido del shofar.
Inmediatamente se levantó, se vistió y se fue corriendo al beit hakneset. Pensó que se había quedado dormido, y que había soñado con lo que había sucedido a la mañana.
Cuando llegó al beit hakneset, vio que no había nadie, estaba vacío, sólo quedaba el Rebe en un rincón. El hombre se acercó y le dijo:
– Rabí, ¿usted tocó recién el shofar? ¿Usted me llamó?
– No, hijo – le respondió el Rabí – estarás confundido. Hace rato, a la mañana tocamos el shofar. ¿Por qué habría de tocarlo ahora?
Y el hombre volvió a acostarse y a dormir. Pero otra vez, el mismo sonido, el mismo shofar lo volvió a despertar.
Se levantó y fue corriendo más lejos todavía, a otro beit hakneset, para ver si provenía de ahí ese sonido tan profundo. Pero ocurrió lo mismo: – No, te has confundido – le dijo el Rabí – Yo no toqué el shofar, incluso nuestro baal tokea, la persona que lo toca, ya se fue a su casa.
Decepcionado, volvió a su casa y se acostó. Pero otra vez, ni bien se durmió, escuchó los sonidos del shofar, que cada vez eran más y más fuertes. Salió de su casa desesperado, decidido a encontrar de dónde provenía el sonido, que iba creciendo a cada minuto. Corrió por toda la ciudad, hasta que en un momento se detuvo frente a una persona muy pobre que le sonreía.
– Pasaste muchas veces sin verme, buen hombre – le dijo.
El hombre se dio cuenta de que el pobre necesitaba comer, y lo llevó a su casa, le dio ropa nueva, le sirvió comida festiva, y charlaron mucho tiempo. Luego se despidieron, y el hombre volvió a acostarse, pero esta vez, no escuchó los penetrantes sonidos del shofar, porque su misión, y la misión del shofar, había sido cumplida. Él había comprendido lo que el shofar con sus sonidos brillantes quería decirle:
– Despiértate, hay mucho que puedes arreglar en el mundo, hay mucha gente que necesita tu ayuda. No te duermas, escucha sus dolores y sus males, ayúdalos, ayúdalos..

Fuente: Banah.org

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: